Blog de Profesiones ON-LINE. Información en un solo lugar.

La Presidenta pidió sensatez ante los reclamos

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que "tenemos que ser muy inteligentes, muy sensatos y estar tranquilos" frente a los que quieren retornar "al régimen ultraconservador" y advirtió que "no le vamos a hacer el juego", al hablar este mediodía desde Villa Constitución.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que “tenemos que ser muy inteligentes, muy sensatos y estar muy tranquilos” frente a  algunos que quieren retornar “al régimen ultraconservador” y advirtió: "No le vamos a hacer el juego, no lo vamos a dejar provocar”, al hablar este mediodía desde Villa Constitución, Santa Fe, donde inauguró la ampliación de la planta de Laminados Industriales S.A.
Durante el acto, en el que también mantuvo videoconferencias, la Presidenta destacó que “podríamos hablar de un día a plena industria en la provincia de Santa Fe” y puso de relieve el hecho emblemático que para la inversión de la fábrica de laminados, de capitales italianos, los bancos de aquel país “le daban una  mayor y mejor recomendación, más perspectivas (en la Argentina) desgraciadamente por la crisis Europa. Estas cosas –agregó- no podamos verla escritas en letra de molde y me la cuenta un empresario italiano, bienvenido sea”, dijo.
Destacó que la producción de las planchas de laminado caliente se convierte en la segunda fábrica de América del Sur, conocidas como chapa naval, que es el  insumo básico para la industria pesada, y posibilita construir barcazas, barcos, molinos de viento, puentes. Contó que hace 20 años, en noviembre de 1992 se privatizó Somisa, que “tenia listo un plan para un tren de laminado similar al que hoy tiene Beltrame; la empresa fue privatizada, la vendieron a Brasil, nada es casualidad lo que ha pasado en el país”, afirmó.
Esta industria, agregó, es un “verdadero mojón en la industria pesada” y puso de relieve el apoyo del Banco Nación, con el 50% de los fondos para la primera etapa. El Banco Nación –agregó- tiene ubicado a Santa Fe en el segundo lugar de préstamos de la línea “400 pymes”, lo cual demuestra que Santa Fe “ocupa un lugar central, después de la provincia de Buenos Aires, en prétamos para la industria”.
Recordó que también la empresa Randon, que hoy inauguró la duplicación y modernización de la planta, su presidente le dijo que en los años 60 y 70 su casa central compraba en la Argentina porque en Brasil no se fabricaba, en tanto que ahora Randon es la principal empresa brasilera.
 “Alguna fuimos el país más industrializado de América Latina, con el PBI  más importante, con la participación del  50% del PBI entre trabajo y empresa, con la industria de acero, la automotriz, con recursos humanos, con el surgimiento de la clase media que posibilitó que los hijos de los trabajadores fueran a la universidad y lleguen a la presidencia de la Nación”.
“Todo esto –agregó la Presidenta- tuvo interrupciones lamentables, trágicas, tragedias para el pueblo argentino, en pérdida de vidas en la dictadura y de puestos de trabajo, saberes, capacidades, exilios”.
Comentó que ayer estaba leyendo un libro de economía del filosofo Mario Bunge, que se fue del país en 1966, en la Noche de Bastones Largos, cuando "a bastonazos sacaron de la Facultad de Ciencias Exactas a científicos, intelectuales, filósofos por la derecha troglodita,  los que piensan que son enemigos porque sirven para crear conciencia; ello también es un símbolo que hoy por primera vez una presidenta esté en Villa Constitución, escenario de  las luchas sindicales, sociales y contra la dictadura en la que  comisiones enteras desparecieron en Villa Constitución”.
Las inauguraciones de hoy –agregó la Presidenta- son “una señal de cómo anda un país” y mencionó la fábrica de Purina o la de laminados navales, señalando que en los ’90 “a nadie se le ocurría aumentar la producción de alimentos para mascotas o la chapa de laminados navales cuando “el país se caía, a pesar de crecer la economía, expulsaba a miles de argentinos sin trabajo y Norma Pla luchaba por la jubilación de 390 pesos en la puerta del Congreso”.
 También la reapertura de Paraná Metal, dijo,  “es un ejemplo” y recordó que ella forma parte “de la generación histórica que cometió errores, equivocaciones, pero hemos aprendido los que hemos podido sobrevivir de estas equivocaciones y muchas veces a nosotros nos quieren correr de un lado a otro, por derecha o por izquierda”.
“Me quiero dirigir desde Villa Constitución –agregó la Presidenta-  a todos y cada uno de los argentinos, a más de los cinco o seis millones de volvieron a tener trabajo registrado” señalando que “no hay que renunciar a los reclamos” pero “hacerlo con sensatez” en momentos complicados porque hoy, como en 1998 y 99 “la manutención de las fuentes de trabajo, mayor producción, mayor eficiencia, es la garantía de que vamos a seguir adelante con este modelo”.
Aclaró que no es un proyecto de un partido político, es un proyecto de un país policlasista que recuperó a sus trabajadores, pero también a los científicos, a los investigadores del Conicet, a los jubilados” y también “aunque a algunos les molesta, la asignación universal por hijo y los programas sociales que dignifican sin tener que depender del político de turno”.
“Ésta Argentina quiero defender” e instó: “Aprendamos a mirar, no a que nos muestren, entendamos para que nunca más nadie nos engañe y nos lleve a cometer equivocaciones que usufructúan unos pocos” y luego advirtió que “confunden a la gente, los que no se confunden son los que mienten y ocultan las verdaderas motivaciones”.
Sostuvo luego que muchos sectores de la sociedad carecen de información, de formación “pese a que creen saber todo, entienden poco; formación no es ser instruido”, sino “poder interpretar, decodificar, poder saber qué es lo que pasa y saber precisamente que los que siempre estuvieron en contra de los derechos de los trabajadores, necesitaban que el país haya desocupación y salarios a la baja”.
En otro momento de su discurso la Presidenta advirtió que no todo depende del esfuerzo personal, pues “si no hay un proyecto político que asegure la redistribución, la movilidad social, la generación de valor agregado, el desarrollo científico, tecnológico, no hay posibilidad de progreso individual” e hizo un llamado a todos los argentinos para el compromiso colectivo pues “no es posible que un solo sector se beneficie”, como se vivió en la década del ’90.
Dijo que su gobierno se hizo cargo “de la fiesta de los ’90, del endeudamiento” y mencionó las gestiones que está realizando el canciller Héctor Timerman para recuperar la fragata Libertad en Ghana, retenida por los fondos buitres que no quisieron entrar en dos reestructuraciones de la deuda externa, en el 2005 y en el 2010, en la que se ingresaron el 94% de loa creedores. Luego leyó el discurso que pronunció el ex presidente Néstor Kirchner en la Asamblea Legislativa del 1 de marzo de 2004, en la que aludió a los fondos buitres, hoy plenamente vigentes. “No vamos a aflojar decía Néstor y eso dice esta Presidente 8 años más tarde”, afirmó.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Nuestras actualizaciones a tu mail

  • O suscribite vía RSS:RSS