Blog de Profesiones ON-LINE. Información en un solo lugar.

Arte del Fileteado Porteño en el Bar del Museo de la Ciudad

El Museo de la Ciudad, dependiente de la Dirección General de Museos, anuncia la inauguración de la exposición permanente del Arte del Fileteado Porteño, en el Bar del Museo, Defensa 217, el miércoles 14 de noviembre a las 20 hs.

A través de los años, la gente crea la identidad del lugar en el que vive. Esos iconos en los cuales se reconoce quedan como inconfundibles huellas con las cuales también pueden rastrearse la propia historia de la ciudad y sus costumbres. El filete es uno de ellos. Nacido gracias al aporte de diferentes influencias, igual que todas las manifestaciones artísticas, el filete, al que sin duda llamamos porteño, se difundió desde las primeras décadas del siglo XX (...) Nicolás Rubió y su mujer, Esther Barugel, se sintieron atraídos por esta técnica, tan arraigada en la ciudad y comenzaron una investigación profunda sobre el tema. De sus entrevistas con los fileteadores, algunos con una larga tradición y experiencia, y con otros más jóvenes, surgió un cúmulo de historias y anécdotas del mundo del filete porteño.


Luego de lograr reunir una interesante colección de tablas y sectores de carrocería, se realizó una muestra en la galería Wildenstein y otra en las inmediaciones de la plaza Dorrego.


Gracias a la generosidad de los responsables de la galería citada, la colección fue donada al Museo de la Ciudad en 1971, que hacía poco había sido creado por el arquitecto José María Peña. Con los años, la colección creció con el aporte del trabajo de nuevos fileteadores.

En el año 1996, por iniciativa de la entonces diputada María Eugenia Estenssoro, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires creó el Museo del Filete en el ámbito del Museo de la Ciudad, del cual forma parte.

La colección que exhibimos en esta oportunidad está compuesta por aquellas piezas originales a las que se han agregado otras realizadas en años posteriores. En su totalidad significan un valioso testimonio no sólo por su calidad sino también por ser representativas de la cultura porteña, que no queremos llamar popular pues esto implicaría discutibles categorizaciones, puede verse una síntesis se ese mundo colorido, de esa necesidad expresiva, libre de ataduras que es el filete, en el que sin prejuicios estéticos, el artista pudo reunir a Gardel con recursos ornamentales casi pompeyanos y a la virgen de Luján.



Eduardo Vázquez, Director del Museo de la Ciudad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Nuestras actualizaciones a tu mail

  • O suscribite vía RSS:RSS