Blog de Profesiones ON-LINE. Información en un solo lugar.

El Ministerio de Salud alerta sobre los hábitos que podrían generar enfermedades renales crónicas

El Ministerio de Salud informó hoy que uno de cada tres argentinos presenta un riesgo incrementado de desarrollar graves patologías en los riñones.
Explicaron, a su vez, que la diabetes, la hipertensión arterial y el tabaquismo son factores que pueden desencadenarlas.
En un comunicado de la cartera sanitaria se destacó  “la importancia de la detección precoz para evitar la diálisis y el trasplante renal”.
La incorporación de hábitos de vida saludables, como llevar una dieta equilibrada, realizar actividad física y evitar el consumo de tabaco,  son herramientas tan simples como eficaces para prevenir la enfermedad renal crónica (ERC), una dolencia de creciente prevalencia que en Argentina afecta al 12% de la población mayor de 20 años y tiene un elevado impacto en el gasto en salud.
Con la implementación del Plan de Desarrollo de Trasplante Renal, el Ministerio de Salud,  a cargo de Juan Manzur, desarrolla una serie de acciones que permitieron –durante 2011– financiar el 93% de los trasplantes renales y que un tercio de los pacientes que esperan un riñón se trasplanten dentro del año de haber ingresado a la lista, gracias a que los plazos han venido reduciéndose en los últimos años.
El Día Mundial del Riñón se conmemora cada segundo jueves de marzo para fortalecer la conciencia sobre el cuidado de la salud renal. Este año se celebra el 8 de marzo y lleva como lema “Riñones para la vida: dona, recibe”.
En la Argentina, las principales causas prevenibles de enfermedad renal son la hipertensión y la diabetes. Las personas que presentan factores de riesgo como hipertensión, diabetes, colesterol elevado, fumadores, riesgo elevado de presentar problemas cardio y cerebrovasculares o antecedentes de problemas cardíacos y cerebrales, también se les recomienda evaluar periódicamente el funcionamiento de los riñones para, a través del diagnóstico precoz, prevenir o enlentecer el empeoramiento del funcionamiento renal y así evitar o retrasar la necesidad de diálisis y trasplante de los riñones.
En el país, el aumento de la obesidad registrado entre 2005 y 2009 por la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud (de 14,6 a 18%) y en forma relacionada de la diabetes (8 a 9,6%) pueden condicionar un aumento del número de personas en riesgo de presentar enfermedad renal crónica.
Además, el sondeo indica que el 34,8% del total de la población de 18 años y más presenta hipertensión, el 9,6% diabetes y el 39% alguna de estas dos condiciones, es decir que más de uno de cada tres argentinos presenta un riesgo incrementado de desarrollar enfermedad renal crónica.

Más donantes, más trasplantes y menos espera
El Estado, mediante la seguridad social, financió durante 2011 el 93% de los trasplantes renales. El PAMI dio cobertura al 29%, las obras sociales nacionales financiaron el 17%, las obras sociales provinciales un 19% y los programas nacionales y provinciales destinados a personas sin cobertura social financiaron un 28%.
Además, desde la instrumentación del Plan de Desarrollo de Trasplante Renal en 2009 a través del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), la generación de donantes se incrementó en un 20,8% (2009=500 / 2011=604) y los trasplantes renales con donante cadavérico en un 10,57% (2009=757 / 2011=837).
El trasplante renal es la alternativa más eficaz para tratar la ERC. Además de generar una mejor calidad de vida para el paciente, tiene una diferencia de costo considerable, ya que un año de tratamiento en diálisis cuesta alredor de $95.000, mientras que la medicación inmunosupresora destinada a un trasplantado renal unos $20.000.
A partir de la puesta en marcha del Plan de Desarrollo de Trasplante Renal, un tercio de los pacientes que esperan un riñón se trasplantan dentro del año de haber ingresado a la lista. El indicador (33%) de los pacientes trasplantados durante el primer año de ingresado en lista de espera se mantuvo igual durante 2009, 2010 y 2011. En 2006 era del 23%.
La instrumentación de este programa permitió que se generara un crecimiento en la mayoría de las provincias de nuestro país. San Juan, Misiones, Chaco y Tucumán experimentaron un notable crecimiento en la generación de donantes, factor que posibilita que los pacientes que residen en esas provincias accedan al trasplante renal. En este sentido la procuración se incrementó en un 60%, duplicándose el número de pacientes que viven en esas provincias accedan al trasplante.
La cartera sanitaria nacional puso en marcha el Plan de Desarrollo de Trasplante Renal con el objetivo de dar una respuesta a la demanda en el sistema sanitario ante la creciente prevalencia de esta enfermedad y el elevado impacto que tiene en el gasto en salud.

La iniciativa cuenta con cuatro líneas de acción
-Integrar y fortalecer los programas nacionales y provinciales de detección y prevención secundaria de la ERC.
-Articular medidas para facilitar el ingreso de pacientes a la lista de espera renal.
-Incrementar la capacidad de los sistemas provinciales de salud pública para el desarrollo de la evaluación pre-trasplante y el trasplante renal.
-Extender a los organismos de procuración provinciales la estrategia del Hospital Donante para desarrollar al máximo la capacidad generadora de donantes del sistema hospitalario argentino.

Cifras
• Cada 90 minutos ingresa un paciente a diálisis crónica.
• Cada 4 horas ingresa un paciente a lista de espera renal.
• Cada 14 horas el sistema sanitario genera un donante de órganos.
• Cada 8 horas se concreta un trasplante renal.

Indicadores de 2011
• Se concretaron 837 trasplantes renales con donante cadavérico.
• Considerando los trasplantes combinados (renopancreas, hepatorenal y cardiorenal), se implantaron 913 riñones provenientes de donantes cadavéricos, registrándose una tasa de trasplante renal por millón de habitantes de 22,76.
• La edad promedio de los receptores renales fue de 46 años. 
• Ingresaron 2.082 pacientes a lista de espera para trasplante renal, lo que representa un incremento de un 10% respecto al año anterior

Los riñones y la ERC
Los riñones realizan muchas funciones importantes para la salud, ya que a través de un complejo sistema que incluye mecanismos de filtración, reabsorción y excreción, son los órganos encargados de eliminar los desechos, el exceso de líquidos y los medicamentos del cuerpo, además de producir hormonas que ayudan a regular la presión sanguínea, la producción de glóbulos rojos y ayudar a mantener los huesos saludables.
Pero hay que tener en cuenta que estos órganos pueden enfermarse. La enfermedad renal crónica (ERC) puede definirse como el funcionamiento anormal de los riñones por más de tres meses o la alteración estructural de los mismos, con la pérdida gradual de sus funciones.
La hipertensión arterial y la diabetes se encuentran entre las causas más frecuentes de deterioro irreversible de la función de los riñones, aunque otros factores de riesgo cardiovascular como el consumo de tabaco y el colesterol elevado también pueden predisponer a su desarrollo.
Según estimaciones internacionales, más de un 10 por ciento de la población adulta del mundo se encuentra en esta condición. En nuestro país, la enfermedad renal crónica afecta al 12 por ciento de la población mayor de 20 años y en la actualidad están registrados 27.600 pacientes bajo tratamiento de diálisis.
Uno de los grandes problemas que presenta esta enfermedad es que frecuentemente no suele ser reconocida por los equipos de salud, ni por los pacientes que la padecen, dado que permanece asintomática hasta estadíos avanzados.
La detección tardía requiere que, en la mayoría de los casos, las personas deban ser sometidas a terapias de sustitución de la función renal como la diálisis o el trasplante del riñón para sobrevivir, con un alto costo para el sistema de salud y un deterioro importante en la calidad de vida del paciente.
En nuestro país, el riñón es el órgano más demandado y el trasplante más frecuente. La mayor cantidad de pacientes en lista de espera del INCUCAI-organismo dependiente del Ministerio de Salud de la Nación– aguarda un trasplante de riñón.

¿Como puede prevenirse la enfermedad renal crónica?
Prevenir y controlar los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, tabaquismo) son estrategias efectivas para reducir el desarrollo de enfermedad renal. Para lograr este objetivo se debe:
• Evitar alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos, etc.)
• Cocinar sin agregar sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos.
• Consumir por día 2 frutas y 3 porciones de verduras de todo tipo y color, preferentemente crudas.
• Consumir carnes rojas o blancas (pollo o pescado) no más de 5 veces por semana.
• Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física.
• No fumar. Incluso pocos cigarrillos por día son muy dañinos.
• Mantener la presión arterial por debajo de 140/90 mm Hg.
• Las personas con diabetes e hipertensión arterial deben mantener un buen control de la enfermedad y los factores de riesgo asociados.

¿Qué personas deben realizarse estudios para detectar enfermedad renal?
Algunas personas son más susceptibles de desarrollar la enfermedad renal. Aquellas que presenten los siguientes factores de riesgo deben controlarse:
• Diabetes
• Hipertensión arterial
• Antecedentes de enfermedad cardiovascular (infarto, angina de pecho, ACV, enfermedad arterial en los miembros inferiores)
• Fumadores.
• Consumo crónico de medicamentos que puedan afectar los riñones
• Exposición a metales pesados
• Antecedentes de enfermedades obstructivas de la vía urinaria
• Antecedentes familiares de enfermedades renales
• Antecedentes de enfermedades sistémicas que pueden afectar el riñón como el Lupus Eritematoso Sistémico
• Sangre en la orina

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Nuestras actualizaciones a tu mail

  • O suscribite vía RSS:RSS