Blog de Profesiones ON-LINE. Información en un solo lugar.

Los casos de varicela se redujeron 36% en el último año

El director de Epidemiología del Ministerio de Salud, Horacio Echenique, informó que el año pasado se registraron en el país 138.983 casos de varicela, mientras que, en lo que va de 2011, los casos fueron 89.010, lo que representa una reducción del 36 por ciento.


“La Argentina no se encuentra en un momento de brote ni de epidemia”, afirmó el funcionario, quien atribuyó la mejora del escenario epidemiológico a dos posibles causas: “una mayor disponibilidad de la vacuna y el impacto de las medidas que hemos aplicado en todas las Campañas de Invierno, referidas a la prevención de enfermedades respiratorias”.

Echenique consideró que “esto tiene que ver con la promoción de la higiene personal, con la toma de conciencia de la población y con el cuidado de los demás, ya sea guardar reposo al contraer la enfermedad o no asistir a los lugares de trabajo o a las escuelas”.

El funcionario precisó que la varicela es una enfermedad estacional que habitualmente registra picos de incidencia en los meses de agosto y octubre-noviembre. Sin embargo, indicó que "la enfermedad está dentro del corredor seguro, con los casos habituales para esta época del año".

De acuerdo a la información epidemiológica de la cartera sanitaria, la región Centro, compuesta por las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, registró 89.684 casos en 2010 y 49.405 en 2011. En Cuyo (La Rioja, Mendoza, San Juan y San Luis) las personas que contrajeron la enfermedad fueron 11.200 en 2010 y 10.115 para el presente año.

A su vez, el Noreste (Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones) presentó 9.606 casos en 2010 y 6.086 en 2011, mientras que el Noroeste (Catamarca, Jujuy, Salta, Santiago del Estero y Tucumán), 15.704 el año anterior y 13.965 el presente período. En la región Sur –conformada por Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego–, se verificaron 12.789 casos en 2010 y 9.439 en 2011.

“Desde el ministerio recomendamos que al menor síntoma que aparezca, tanto en niños como en adultos, como manchas en la piel que se conviertan en globitos o vesículas, se consulte al médico. Y ante la sospecha de varicela, que se guarde reposo para evitar contagiar a los demás”, instó el especialista, quien además destacó la importancia de “extremar las medidas de higiene para que no se produzcan infecciones en la piel”.

La varicela es la infección primaria por el virus de la varicela zoster, extremadamente contagiosa, pero la mayoría de las veces se cursa como una enfermedad benigna. Se transmite de persona a persona por contacto directo o secreciones respiratorias, y por el contacto con las lesiones vesiculares (ampollas con líquido en su interior).

La infección primaria por varicela se manifiesta con manchas en la piel (rash vesicular) generalizadas y con picazón; y se presenta con mayor severidad en adolescentes y adultos.

El contagio ocurre de uno a dos días antes del rash, durante toda la forma vesiculosa y hasta que el paciente presenta todas las lesiones en forma de costras. El período de incubación es generalmente de 14 a 16 días (puede ser desde 10 a 21 días) y, en su gran mayoría, quienes enferman de varicela no vuelven a padecer la enfermedad, ya que el virus confiere inmunidad de por vida.

Durante situaciones de brote –frecuentes en escuelas e instituciones cerradas–, se debe aislar a las personas enfermas durante el período de contagio e implementar la vacunación en todas aquellas personas susceptibles (que no hayan padecido en forma previa la enfermedad). En el caso de no poder recibir la vacuna (personas con alteraciones inmunitarias o embarazadas que no hayan contraído previamente la enfermedad), se deberá considerar la indicación de proveerles la gammaglobulina específica.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Nuestras actualizaciones a tu mail

  • O suscribite vía RSS:RSS