Blog de Profesiones ON-LINE. Información en un solo lugar.

El Teatro San Martín, el Liceo, Gran Rex, Opera, Maipo, monumentos históricos


Fueron declarados monumento histórico nacional y bien de interés histórico-artístico a los edificios del Teatro Liceo, San Martín, Gran rex, Opera y Maipo, en Buenos Aires. También El Círculo, de Rosario, el Teatro Municipal de bahía Blanca, el Teatro Independencia de Mendoza, entre otros.

Por Decreto 837/2011 publicado hoy en el Boletín Oficial se declaró monumento histórico nacional y bien de interés histórico-artístico a los edificios del Teatro Liceo, Teatro General San Martín, al Cine Teatro Gran Rex, al edificio del teatro Cine Opera y Teatro Maipo de la Ciudad de Buenos Aires y también a edificios de las Provincias de Buenos Aires, Tucumán, Santa Fe y Mendoza.

Se declaró monumento histórico nacional al edificio del Teatro Liceo, en la calle Rivadavia Nros.1485 y 1499; al Teatro General San Martín, en la Avenida Corrientes Nº 1530; al Cine Teatro Gran Rex, en la avenida Corrientes Nº 837; al Cine Teatro Ópera, en la Avenida Corrientes Nº 860; al edificio del Teatro Maipú, en la calle Esmeralda Nº 433, todos en la ciudad de Buenos Aires.

Además se declaró monumento histórico al edificio del Teatro El Círculo, en la calle Laprida Nº 1201/1235 (y Mendoza Nº 765), de la Ciudad de Rosario, Santa Fe; al edificio del Teatro Municipal, en la calle San Martín Nº 2020, de la Ciudad de Santa Fe; al edificio del Teatro Municipal “Rafael Aguiar”, en la calle de la Nación esquina Maipú, de la Ciudad de San Nicolás, provincia de Buenos Aires; al edificio del Teatro Municipal de Bahía Blanca, en la calle Alsina Nº 425 de la Ciudad de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires y al edificio del Teatro Coliseo Podestá, en la calle 10 Nº 733, de la Ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires.

Se declaró además bien de interés histórico-artístico al edificio del Centro Cultural General San Martín, en la calle Sarmiento Nº 1551 de la ciudad de Buenos Aires; al edificio del Cine Teatro Regio, en la Avenida Córdoba Nº 6056, de la ciudad de Buenos Aires; al edificio del Teatro San Martín, en la Avenida Sarmiento Nº 601, de la Ciudad de San Miguel de Tucumán; al edificio del Teatro Alberdi, en la calle Crisóstomo Alvarez Nºs 889 al 899, esquina Jujuy, de la Ciudad de San Miguel de Tucumán.

También al Teatro Fundación Héctor Astengo y la fachada del edificio al cual pertenece, en la calle Mitre Nº 754 de la Ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe; al edificio original del Teatro Independencia, en la calle Chile Nº 1184 de la Ciudad de Mendoza; al edificio del ex Cine teatro Opera, hoy iglesia evangélica, en la calle Independencia Nº 1641 de la ciudad de Mar del Plata; al edificio del Teatro Colón y Club Español, en la calle Hipólito Yrigoyen Nºs 1652, 57, 65 y 77 de la Ciudad de Mar del Plata.

Además al edificio del Teatro Español, en la calle San Martín Nº 427 de la Ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires; al edificio del Teatro Coliseo y sede de la Sociedad Unione Italiana XX de Settembre, en la calle 19 de marzo Nº 314 de la Ciudad de Zárate, Provincia de Buenos Aires y al edificio de la Sociedad Española de Socorros Mutuos y Teatro Español de Magdalena, en la calle Goenaga Nº 835 de la Ciudad de Magdalena, Provincia de Buenos Aires.

Se invita a los propietarios de los bienes declarados a suscribir los acuerdos patrióticos con la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos para la adecuada conservación de dichos edificios de valor patrimonial.

El decreto lleva la firma de la presidenta Cristina Fernández, el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

En los considerandos señala que la Secretaría de Cultura propuso la declaratoria como monumento histórico nacional y bienes de interés histórico-artístico, de acuerdo con la tipología que en cada caso se especifica, de diversos teatros de la Argentina.

Expresa que la Argentina fue uno de los principales países receptores de la gran corriente inmigratoria europea de finales de siglo XIX y principios de siglo XX. Su impacto demográfico fue particularmente intenso en nuestro país, debido a la gran cantidad de inmigrantes recibida, en relación a la escasa población existente en el territorio.

Agrega que a pesar de ser atraídos por la política de distribución de tierras para la realización de tareas rurales, los inmigrantes debieron instalarse en las grandes y pequeñas ciudades del interior de la pampa húmeda, donde se integraron a los sectores secundarios y terciarios de la economía.

A tal efecto se agruparon y organizaron para asistirse, dando lugar a la proliferación de asociaciones de socorros mutuos, clubes y otras organizaciones sociales y culturales, entre las cuales las españolas e italianas fueron las más destacadas.

La densificación de las áreas urbanas sumada a la acción de estas asociaciones de comunidades, dio como resultado la construcción de nuevas tipologías edilicias como las denominadas casas “chorizo”, iglesias, clubes, hospitales, centros educativos, panteones, sociedades comunitarias y teatros, donde desarrollaron sus profesiones numerosos arquitectos y constructores pertenecientes a esos grupos inmigratorios.

Señala además que, aunque existían algunos ejemplos anteriores, durante el período de la Independencia, comenzaron a construirse los primeros teatros en la actual ciudad de Buenos Aires, producto de las necesidades planteadas por las numerosas visitas de las compañías líricas italianas.

A consecuencia de ello, los teatros edificados en esta época y con posterioridad, responden al formato de “herradura” propio de los teatros italianos de entonces. El formato de planta rectangular que presentan muchos teatros del interior de la provincia de Buenos Aires responde a la tradición española, heredada de las representaciones teatrales realizadas en los patios de posadas y tabernas, propias del Renacimiento español.

La construcción de teatros no sólo obedeció a la acción directa de las agrupaciones de inmigrantes, sino también a sus gestiones ante los gobiernos provinciales y municipales.

Superado el período floreciente de edificación de salas teatrales, ya entrado el siglo XX, se dejaron de lado los formatos hasta ese momento tradicionales, para dar lugar a ejemplos propios de las nuevas corrientes arquitectónicas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Nuestras actualizaciones a tu mail

  • O suscribite vía RSS:RSS