DREAD MAR-I | National Love

El fenómeno del reggae busca inspiración en Cristian Castro y María Martha Serra Lima. Eso sí, no le digan que canta cumbia.


“Yo ahora se la verdad”. Dread Mar-I lo dice echado en un sillón naranja, comiendo un cuarto de helado de frutos del bosque, marroc y chocolate blanco con una cucharita de plástico. Hace dos semanas, Dread Mar-I (“Dread” porque tiene dreadlocks, “Mar” porque se llama mariano y “I” porque es “yo y yo, que es la conexión de Dios y una persona sin intermediarios”) volvió de su propia peregrinación a la meca. El año había empezado con demasiada adrenalina. “Túsin mí”, un tema romántico con gramática de bolero y un Groove al borde dela pasión tropical, se convirtió en el hit absoluto del verano, viralizando el dial como una pandemia. Y a eso le siguió una ráfaga de shows multitudinarios:el 12 de enero convocó a unas 50 mil personas en Arena Beach de Mar del Plata,dos días más tarde lo fueron a ver 20 mil al Parque Roca y el 2 de marzo juntóa 45 mil frente a la Plaza Grigera de Lomas de Zamora en un show por los 150años del municipio. Así que después de eso, decidió tomarse las cosas con calma, mirar el éxito que le estaba explotando en la boca con un poco de distancia y armó el bolso y se fue a Jamaica.


Yallá, dice, tuvo el magical mystery tour con el que sueña cualquier rasta. Luciano, uno de los cantantes jamaiquinos de reggae roots más importantes de las últimas décadas, lo sacó a pasear por la isla y lo llevó conocer los lugares más sagrados de la cultura reggae. “Me trató como a un hijo que va a visitar al padre”, cuenta. “Me abrió las puertas de todos los lugares y me hizo ver las cosas como son. Me llevó a los estudios TuffGong, me llevó a la Irie FM, la radio más grossa de reggae del mundo, y pasaron el disco que grabé con él. Conocí al Pergolini de ahí, al Di Natale de ahí… Ya hora sé la verdad de lo que es el reggae y de lo que es el rasta”.


¿Y cuál es la verdad?
Es ir y vivirlo así. Sacarte un montón de prejuicios que tenés en la cabeza. Ahí es muy diferente.


¿Qué prejuicios, por ejemplo?
No sé, pensar un montón de cosas de la cultura, como que el rasta vive solo en la montaña, que en la ciudad no hay rastas, que el rasta es más cerrado. Todo lo contrario. Y ahora sé cómo es la cultura que siempre miré y que siempre escuché. Ahora sé lo que pasa en el país de verdad. Ahora nadie puede venir acáy decirme: “No, porque vos…”. Yo ya sé y no tengo ni que escuchar lo queme digan. Y por eso no me llama la atención ni me da miedo ni pudor estar arriba de cualquier otro en el cartel de un festival. Yo busqué, caminé, a mí no me regalaron nada. Me costó mucho llegar adonde llegué.


“Soncosas para las que no tengo explicación”, dice él, hablando de los shows de principio de año, de los dos Luna Park que va a haber llenado a fines de abril y del show que está planeando hacer en septiembre en el estadio de All Boys. “Loúnico que sé es que energéticamente, después de tocar e Mar del Plata, meagarró una contractura desde la columna hasta la cabeza y estuve dos días sin poder moverme”.


ANTESDE SER DREAD MAR –I Y CANTAR CANCIONES románticas, Mariano Castro era el cantante de mensajeros, una banda emergente de la escena reggae. Había llegado al grupo a finales de los 90, por una amiga que tocaba el saxofón y lo había invitado a ver un show en el subsuelo de Unione e Benevolenza “Y cuando bajé a ese sótano fue un flash”, recuerda Mariano. “No sabía que había un mundo tan grande de reggae, de rastas y de toda esa vida acá. Ahí me cambió mucho la cabeza”.


Poresos días, Mariano trabajaba a la mañana con su papá, repartiendo cereales y jugos en un flete; a la noche iba a un secundario acelerado porque había abandonado el colegio en séptimo grado y estaba experimentando una transformación interior. “Empecé a sentir revelaciones, me empecé a sentir especial y no lo podía manejar”, cuenta.


¿Qué tipo de revelaciones?
Unarevelación…cuando te pasa te pasa. Hay cosas que no se pueden explicar, cosas que son nuevas. Yo empecé a sentir que Dios vivía en mí.


De pronto, ya no tuvo ganas de comer carne ni de cortarse más el pelo y, aunque todavía no tenía dreadlocks, se empezó a cubrir la cabeza. “Y a Lanús, donde yo me crié, ya no podía ir. Mis amigos de toda la vida ya no me interesaban. Meempecé a alejar por la música, empecé a andar conmigo mismo”.


En aquella noche de Uniones, entre banda y banda, un DJ ponía clásicos de reggae yMariano estaba cerca de un parlante cantándolos cuando el cantante de Mensajeros, que estaba yendo al baño, lo escuchó, se detuvo y le tocó el hombro. Esa noche era el último show del guitarrista, que además hacía los coros, y le preguntó si no quería probarse como corista. “El viernes siguiente me invitaron a ensayar y me quedé como seis o siete años”, cuenta.


Al tiempo, el cantante también se fue y Mariano quedó al frente. “Conmensajeros aprendí mucho, cómo componer canciones enteras, por ejemplo”,detalla. Todavía vivía con su familia en Lanús y, como el cuarto lo compartía con su hermano más chico, para componer se encerraba en el baño con la guitarra criolla. “Era el único lugar de la casa en el que podía estar solo. Así que apoyaba la guitarra en la pileta del baño y componía frente al espejo”.


Yesa era la vida Mariano cuando, en 2005, en pleno estallido radial, con el hit“Si el amor se cae”, de Los Cafres, el reggae conquistó Zona Norte y la escenase llenó de rugbiers, surfers y demás público “cheto” con Perú Beach como epicentro, en la costa de Martínez. A partir de ahí, el reggae consiguió su escenario en el Pepsi Music, y al poco tiempo, su fecha propia en el festival,siempre con tickets agotados.


A finales de ese año, su padre murió y, al mes, decidió irse del grupo para empezar su carrera solista. Mariano, rebautizado como Dread Mar-I, iba a sintetizar las dos cosas en la piel de un cantante de reggae lover paralas masas. Tenía algo que al reggae siempre le sobró pero que a la escena lo calle faltaba: una voz con la que podía pelar sin desafinar.


¿Qué otros cantantes te gustan?
MarcAnthony me parece muy prolijo y potente. Y el último disco de Cristian Castro,que son todas canciones de José José, es buenísimo. Me gusta escuchar buenos cantantes, más allá de que la gente que no los conoce entre el boludeo de decir: “Eso es para las minitas”. No, el artista es artista y si lo sabe hacer bien, merece respeto. Siempre en el arte el termómetro es la gente.


¿Y cómo te cae que te mencionen como cantante romántico?
Mirá, después del verano, algunos me decían que “Tú sin mí” se había vuelto comercial, que no lo cantara más. Pero yo lo voy a seguir cantando, porque es mía y la quiero con a cualquier otra canción. Y si me subo a cantar una canción romántica es porque me gusta cantar canciones románticas. Se acabó el problema.


Esosí, romántica puede ser en todo caso bolero, pero de ninguna manera cumbia.”Podría ser un bolero si querés, pero está hecha bajo reggae tradicional. Y no tiene nada que ver con una cumbia”, dice Mariano. “De hecho, no escucho cumbia, no sé nada de cumbia. Y lo que siempre digo es que si quieren saber porqué se parece a la cumbia le reggae, vayan a las raíces del género… es todo del Caribe”.


Entrevista publicada en la Revista RollingStone de Mayo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Palabras Claves

Contadores (1538) Economía (836) AFIP (678) Tecnología (628) Resoluciones (574) BCRA (492) Salud (402) Entretenimientos (357) resoluciones generales (322) Internet (265) Espectáculos (226) Google (161) Marketing (153) resoluciones conjuntas (118) Facebook (69) INDEC (43) UIF (38) Twitter (36) Tecnópolis (31) Google+ (18) Tech (16) Telecomunicaciones (14)

Seguinos

Hazte Fan Seguinos en Twitter Seguinos en Google+ Suscribite a Nuestro Reader