Blog de Profesiones ON-LINE. Información en un solo lugar.

Financiamiento para Jóvenes Emprendedores

La Federación Argentina de Jóvenes Empresarios (FEDAJE), realizó una encuesta en todo el país, sobre el financiamiento de sus empresas en 2010. Los resultados demuestran una mejora en el acceso al crédito por parte de los jóvenes empresarios, aunque aún la mayor parte continúa con dificultades para acceder al crédito.

La zona central del país (Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fé y Córdoba) agrupó el 36% de las respuestas, el NOA 29%, el NEA 26%, Patagonia 7% y Cuyo 2%.

En relación a los sectores productivos donde se desempeñan los empresarios encuestados, 37,7% de las respuestas provino del rubro servicios, 34,5% de comercio, 18,6% de industria, 5,2% de Turismo y 3,9% de Economías Regionales.

En términos de edad del empresario, las respuestas se concentraron en la franja de 26 a 30 años (25,9%) y de 31 a 35 (25,7%). Por su parte, 18,6% de los encuestados tenía entre 18 y 25 años de edad y 14,8% entre 36 y 40. 

Del total de los jóvenes empresarios consultados, sólo 26% solicitó un préstamo formal durante 2010, 11% a bancos y 15% a otras entidades financieras (cooperativas de crédito, microfinancieras, entre otras). El 74% restante que no accedió a un préstamo fue o porque se financió con recursos propios (54,5%) o porque no lo necesitó (19,3%).

De los jóvenes que se financiaron mediante bancos comerciales, 29% lo hizo en entidades públicas y el 71% restante en privadas. En su mayoría (66%), el crédito fue tomado por el propio empresario (en forma de créditos hipotecarios, prendarios y/o personales), debido a la elevada complejidad de los requerimientos para que fuera otorgado a la empresa (34% restante). La moneda pactada fue, en todos los casos, el peso argentino.

En términos de costo del financiamiento bancario, el CFT (Costo Financiero Total) se situó en la mayoría de los casos entre 11 y 20 puntos porcentuales por año (49%), y entre 21 y 30 pp. (31%). En relación a los montos percibidos, la gran mayoría (56%) se situó en la franja de $10.001 a $50.000, seguido por la franja de menos de $10.000, con 13% del total encuestado. Esto último da cuenta de lo reducido de los montos percibidos, en comparación con otros países del mundo, donde los jóvenes son foco de políticas específicas para fomentar el financiamiento de sus emprendimientos.

En relación a los plazos de los créditos, los mismos se caracterizaron por concentrarse en períodos cortos, desalentando las inversiones de largo plazo por no contar con suficiente tiempo para amortizar los beneficios introducidos por la inversión. En efecto, 49% de los préstamos tuvo una duración de entre 1 y tres años, mientras que 27% fue de menos de 12 meses. Sólo 24% superó los 3 años. Es importante destacar la ausencia de financiamiento productivo de mediano y largo plazo. Su importancia es vital para que los nuevos emprendimientos incorporen maquinaria y tecnología de punta, aumentando su productividad, y consolidándose en el mediano plazo.

Los reducidos tiempos de repago tuvieron como contrapartida los usos que se les dio a los préstamos. El 50% de los encuestados respondió que se utilizaron en adquirir capital de trabajo, producto en muchos casos del aprovisionamiento de materias primas, para cubrirse de futuros aumentos. El 28% para adquisición de nueva maquinaria y tecnología. El aumento de esta última respuesta en relación a las encuestas anteriores es un dato positivo, ya que es el uso vinculado con la inversión productiva que aumenta la productividad de la empresa y afianza su posición en el mercado.

Cuando se preguntó puntualmente por qué no accedieron a un crédito bancario, la respuesta de los jóvenes fue por los excesivos requisitos para acceder (46%), por las elevadas tasas de interés cobradas (36%), y en último lugar, por lo dificultoso de los trámites (18%).

El 44,8% de los empresarios que no lograron fondearse en bancos comerciales financiaron a sus empresas con recursos propios, porcentaje elevado aunque menor al obtenido en encuestas anteriores. En los últimos años, el aumento de los costos de producción no fue trasladado plenamente a los precios de venta de los productos ofrecidos por los jóvenes empresarios, en su totalidad MIPyMEs, lo que trajo aparejado una disminución de los márgenes de ganancia por unidad vendida

Por su parte, 28% de los encuestados se financió con clientes y con proveedores, y 22,4% mediante amigos o familiares. Todo esto deja en evidencia el elevado grado de informalidad de los recursos. 

En definitiva, los resultados de la encuesta mostraron algunos avances en materia de financiamiento para los jóvenes empresarios respecto a los años 2008 - 2009. 

La deuda pendiente continúa siendo cambiar las condiciones del mercado crediticio para lograr una mejora genuina del acceso al sistema financiero para los jóvenes emprendedores. En este sentido, aún no han habido avances en la reforma de la ley de entidades financieras, ni en la creación de un Banco Nacional de Desarrollo, que se focalice en la inversión productiva de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas. Para avanzar en estos cambios, la FEDAJE mantiene firme sus reclamos con el fin de poner al sistema financiero al servicio del sector productivo nacional, y posibilitar que las PyMEs jóvenes sigan generando puestos de trabajo de calidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Nuestras actualizaciones a tu mail

  • O suscribite vía RSS:RSS