Blog de Profesiones ON-LINE. Información en un solo lugar.

Desarme voluntario: darán hasta $600 a quienes entreguen sus armas al Estado

El ministro de Justicia, Julio Alak, lanza el viernes la segunda fase del programa nacional de desarme voluntario. Contempla retribuciones económicas de hasta $ 600 a las personas que entreguen armas de fuego y municiones al Estado. Los fondos de la chatarra se donarán al Hospital Garrahan.

“Tener un arma es más un peligro que una protección”, enfatizó el ministro de Justicia, Julio Alak, al anticipar el lanzamiento de la segunda fase del programa nacional de desarme voluntario. El plan contempla retribuciones económicas de hasta $ 600 a las personas que entreguen armas de fuego y municiones al Estado.

El funcionario afirmó que “el desarme de la población civil es una prioridad para este Gobierno”, y recordó que durante la primera etapa más de 107.000 armas fueron destruidas.

Alak lanzará la Segunda fase del plan de desarme en una conferencia de prensa que brindará el viernes 11 de marzo a las 9.30 en el hotel NH de la calle Bolívar 160, en la Ciudad de Buenos Aires.

Allí anunciará que a los fondos que se obtengan por la venta de la chatarra se donará a la Fundación del Hospital Garrahan.

Esta segunda etapa contempla retribuciones económicas de hasta $ 600 a las personas que entreguen armas de fuego y municiones al Estado (ver detalle de montos adjunto).

El titular de la cartera de Justicia informó que “el 65% de los homicidios dolosos que se producen en la Argentina ocurre en el marco de conflictos interpersonales y no durante la comisión de otro delito, como por ejemplo un asalto”.

“Esa estadística reafirma nuestra convicción acerca de que tener un arma en casa representa más un peligro que una protección, porque sin armas la mayoría de las peleas entre familiares, vecinos o amigos no tendría desenlaces irreparables”, reflexionó Alak.

El funcionario insistió en que “el desarme de la población civil es un objetivo prioritario de este Gobierno, por cuanto se trata de una herramienta eficaz para reducir los índices de violencia en la sociedad”, y finalizó: “Queremos dar cumplimiento al mandato constitucional de mantener las armas de fuego en poder exclusivo del Estado”.

Este viernes, Alak estará acompañado por el director del Registro Nacional de Armas (RENAR), Andrés Meiszner, y miembros de la Red Argentina para el Desarme.

Durante el encuentro, el gobierno nacional invitará a las provincias y municipios a adherir al plan para "descentralizar la recepción de armas y cubrir más eficazmente todo el territorio nacional".

En su primera etapa, el Programa Nacional de Desarme Voluntario recibió y destruyó 107.716 armas de fuego, que representan aproximadamente el 10% del parque registrado en el país, además de 774.679 municiones.

La chatarra resultante del proceso de destrucción de armas, que se realiza en una planta siderúrgica de la localidad de Campana, se dona a la Fundación del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  • Nuestras actualizaciones a tu mail

  • O suscribite vía RSS:RSS